Un buen envase despierta la imaginacion y realza lo que contiene en su interior.

Cartón craf, papel, tela, plástico… no hay límites a la hora de sorprender.